Mi hermana me pregunta.

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mi hermana me pregunta.

Mensaje por Ingrid el Jue Sep 01, 2011 11:43 am

Mi hermana tiene 14 años y a veces me pregunta que como ciento al Espíritu Santo. Es una pregunta que por lo menos a mi me hace pensar. Creo que el Espíritu Santo se puede manifestar de muchas maneras, pero que es una experiencia personal. Le he respondido que en ocasiones he disfrutado de un gozo inexplicable sin tener muchas razones de alegría, otras veces he sentido mucha paz en medio de un NO por parte de Dios a algo que anhelaba mucho. Otras veces me he entristecido lo suficiente como para llorar desconsoladamente cuando nadie me ve o delante de amigos íntimos. No se, aunque es mi experiencia personal, siento que no es eficiente mi respuesta, quisiera darle argumentos más fuertes y hasta poder utilizar la palabra de Dios, pero es que nunca se me a ocurrido hacerme esa pregunta a mi misma y por lo tanto no he investigado del tema. Así que me gustarían unos consejos que me ayudaran a responder las preguntas de mi adolescente hermana.
Les voy a estar agradecida por su ayuda.
sunny flower sunny
[/justify]
avatar
Ingrid

Femenino
Edad Edad : 26
Mensajes Mensajes : 5

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Buen planteo...

Mensaje por miki7312 el Jue Sep 01, 2011 10:16 pm

Hola nuevamente Ingrid, cómo estás?, interesante tu planteo y para serte sincero creo que la respuesta es muy sencilla, muchas veces creo que buscamos muchas “explicaciones técnicas” de “cómo hago para saber si ……” en muchos aspecto de nuestra relación con Dios.

Te voy a dar mí óptica sobre el asunto según como yo lo siento, si puedo reforzarlo con versículos mejor, pero me voy a centrar más en la pregunta de tu hermana, que en la explicación que te pueda dar. Te cuento que a lo largo de mi relación con Dios (no tengo muchos años de Cristiano, pero en éste camino lo que cuenta es la entrega, no el tiempo) he pasado por muchas etapas, y seguramente pasaré por muchas más porque Dios nos prueba y poco a poco nos hace pasar a otra dimensión espiritual más fuerte, en donde tenemos que tener más fe, en donde vemos cosas cada vez más grandes y en donde experimentamos su gloria de manera más potente.

Empecemos porque el cuestionamiento que hace tu hermana es como si yo dijera (a modo de ejemplo): “¿cómo se siente compartir tiempo con Don Juan?” y mi respuesta sería: "Conocelo y averigualo vos mismo, porque no sirve de nada que me mate dándote explicaciones de cómo es, de qué se siente estar al lado de él si vos no te tomás el trabajo de acercarte, conocerlo y experimentar”.. en base a ésto, tengo que hacer unas aclaraciones que vienen al caso:

1- En primer lugar es importante saber el significado de la palabra: “sabiduría” para poder proseguir con la explicación, de a poco te vas a dar cuenta por qué lo digo. La sabiduría es un don de Dios, una sumatoria entre: “inteligencia”, “conocimientos”, “vivencias” y “experiencias” o sea: conocimiento+vivencia+experiencia+inteligencia=sabiduría por lo tanto, ¿qué quiero decir con esto, que si tenés mucha inteligencia y no la usás bien, por más que tengas los demás atributos.. no tenés sabiduría (porque me refiero a la que viene de lo alto) y si no tenés “experiencia”, por ejemplo, por más que tengas muchos conocimientos, de nada te sirven, porque esos conocimientos simplemente son teóricos y sin gran peso (Santiago 1:2 al 7). Teniendo en consideración lo dicho prosigo...

2-Comparto éstos versículos para explicarme mejor:

Mateo 16:8 al 16:
Y cuando él venga, convencerá al mundo de pecado, de justicia y de juicio. De pecado, por cuanto no creen en mí; de justicia, por cuanto voy al Padre, y no me veréis más; y de juicio, por cuanto el príncipe de este mundo ha sido ya juzgado. Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, él os guiará a toda la verdad; porque no hablará por su propia cuenta, sino que hablará todo lo que oyere, y os hará saber las cosas que habrán de venir. El me glorificará; porque tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todo lo que tiene el Padre es mío; por eso dije que tomará de lo mío, y os lo hará saber. Todavía un poco, y no me veréis; y de nuevo un poco, y me veréis; porque yo voy al Padre.

… Por lo que dijo Jesús, solamente el Espíritu Santo nos convence de toda verdad, nos guía a toda verdad, lo cual indica que no importa cuánto tiempo te tomes en “intentar explicarle” cómo se siente su presencia o cualquier experiencia tuya con Dios, por la simple razón de que Dios tiene un tiempo y un proceso para cada uno como así también, El mismo es quien se encarga de “convencer” de la “verdad” a las personas; en éste caso particular sería la verdad de saber lo que se siente su presencia, pero ésta realidad la va a conocer exclusivamente cuando reciba al Espíritu Santo y comience a tener una relación con EL, si no, podrían venir teólogos de todas partes del mundo, filósofos, exégetas y todo tipo de personas con amplia experiencia en las escrituras y te puedo asegurar que ninguno, va a lograr hacerla entender: “lo que se siente el Espíritu Santo” por la simple razón de que es Dios mismo quien se rebela a nosotros para que poco a poco vayamos conociéndolo y dándonos cuenta, por nuestra propia experiencia, quién es El, cómo obra El y obviamente, lo hermosa que es su presencia, la cual se manifiesta de diversas formas.

3- Respecto de lo dicho anteriormente, te puedo contar como testimonio dos experiencias en las que sentí la presencia de Dios (son muchísimas más) pero a modo de ejemplo, para exponer mi vivencia personal con Jesús en dos oportunidades que fue muy hermoso; una fue cuando (en la iglesia en donde iba) en una oportunidad llegaron de Chile dos jóvenes encargados de dirigir la juventud (era un matrimonio) y otro varón de Dios Mapuche; la cuestión es que estando reunidos en la casa de una hermana en la fe que aprecio mucho, terminando una oración de despedida (porque tenían que volver a su país) Dios le había rebelado al varón cómo estaba mi corazón, lo digo porque en ese momento tenía una tristeza grande en mí, estaba muy afligido (más allá de los motivos por los cuales estaba así) no estaba bien, si bien fingía con mi rostro y con mis actitudes que “todo estaba bien” por dentro estaba destrozado; el punto es que al terminar la oración el jefe de jóvenes se quedó mirándome, con una mirada como diciendo: “tengo que entragarte algo”, al salir de la habitación donde estábamos orando, nunca me voy a olvidar que él vino hacia mí, me dio un abrazo espontáneo, y fue un abrazo muy fuerte, sé que fue el Señor quien lo usó para darme ese abrazo porque cuando lo hizo sentí un fuego que entró a mi pecho desde mi cabeza, como si se estuviera derramando aceite en mi espíritu (es una sensación difícil de explicar) era un calor que me envolvió de tal manera que me quebró el alma, me largué a llorar muy profundamente, no llegué al gemido, pero te aseguro que mi llanto era como una cascada de agua que fluía poderosamente, fue tremendo!, me estremezco de solo contártelo… en ése momento el Señor me habló diciéndome lo mucho que me ama, que soy importante pata EL; Gloria a Jesus!; luego, cuando terminó, me sentí libre, me sentía como si estuviese caminando en el aire, como si fuera más liviano, sentía una tranquilidad muy profunda, como si mi corazón hubiera (y lo fue) sanado y me fue quitada de encima una carga muy pesada de culpabilidad y dolor.

En otra oportunidad, en la cual fui a Chile con la congregación (porque en la iglesia de Chile se hacen presentaciones oficiales de aquellos que van a ministrar en Argentina y estando allí la Iglesia “madre”) recuerdo que faltaba un día para que nos fuésemos a Mendoza nuevamente y tuve que ir a un culto; pero en ése entonces yo estaba un tanto inquieto, un tanto disconforme, con mucha necesidad de escuharlo a Dios (leíste bien, de escuchar a DIOS) o sea, no tenía más ganas de escuchar a hermanos que me dijeran: “ten fe” o “ya Dios te va a responder” o “Dios te ama” o etc.. no!, tenía ganas de que DIOS me hablara y que me saciara, de que El mismo tratara con mi espíritu, me fortaleciera y me exhortara (al final recibí de El lo que anhelaba pero fue el último día antes de irnos) no obstante en ése mismo culto, al levantarnos de la oración que se suele hacer antes de proseguir con la reunión, le tocó levantar la oración a un pastor, no recuerdo si Mapuche o Peruano (no viene al caso) al empezar a orar, y en mi sentir de pesadez, de desilusión por no obtener en el momento lo que fui a buscar, comenzó a hablar en lenguas; yo no tengo la “interpretación de las lenguas” pero te puedo decir por vivencia propia (y no fue la única vez que me pasó).. de repente sentí una alegría en mi espíritu que parecía como el paso de corriente por todo mi cuerpo, sentí por un instante una alegría inefable y me empecé a reír sin parar (obviamente, una risa moderada y respetuosa teniendo en cuenta que me encuentraba en un templo) pero no podía parar de gozarme de manera inexplicablemente explosiva, fue hermoso!, fue repentino y no olvido tampoco que en mi mente había una voz que decía: “estás loco” y yo me respondía a mí mismo: “sí, estoy loco” Alabado sea Jesús!! Estoy loco por Jesús!! Alabado sea su nombre!, era una lucha espiritual entre mi enemigo que quería robarme el gozo y yo, que en la presencia de Dios, estaba contento.

..Podría contarte muchas más, pero me limito a esas dos porque si te tuviera que contar todo lo que Dios me hace sentir y experimentar en su gloria, no terminaría más, tendría que hacer un testamento de 300 hojas mas o menos y no quiero alargarme en algo que cada uno lo vive de manera distinta porque, Dios trata de manera distinta con cada uno de nosotros.

4- Permitime ahora compartir otros versículos acerca de la “presencia y manifestación de Dios”, cuando Elías había huido al monte de Dios, el Horeb, para escapar de Jezabel, quien quería degollarlo luego de haber sido instrumento de nuestro Señor para mostrarle a Israel que Jehová es Dios:

1 Reyes 19:9 al 13:
Y allí se metió en una cueva, donde pasó la noche. Y vino a él palabra de Jehová, el cual le dijo: ¿Qué haces aquí, Elías? El respondió: He sentido un vivo celo por Jehová Dios de los ejércitos; porque los hijos de Israel han dejado tu pacto, han derribado tus altares, y han matado a espada a tus profetas; y sólo yo he quedado, y me buscan para quitarme la vida. El le dijo: Sal fuera, y ponte en el monte delante de Jehová. Y he aquí Jehová que pasaba, y un grande y poderoso viento que rompía los montes, y quebraba las peñas delante de Jehová; pero Jehová no estaba en el viento. Y tras el viento un terremoto; pero Jehová no estaba en el terremoto. Y tras el terremoto un fuego; pero Jehová no estaba en el fuego. Y tras el fuego un silbo apacible y delicado. Y cuando lo oyó Elías, cubrió su rostro con su manto, y salió, y se puso a la puerta de la cueva. Y he aquí vino a él una voz, diciendo: ¿Qué haces aquí, Elías?


… Si pudiste apreciar bien los versículos, fijate que dice que: Jehová mandó fuego, viento, e incluso un terremoto! delante de Elias, pero “El no se encontraba ahí” y luego que vino el silbo apacible, Elías sintió en su corazón que Dios estaba en ese lugar y recién en ese momento salió de la cueva para recibir el mensaje que nuestro creador tenía para él, ¿qué quiere decir todo esto?, que muchas veces nosotros (me refiero a la naturaleza humana, pero a los no creyentes en general) esperamos que Dios siempre haga manifestaciones MUY PODEROSAS!! O PORTENTOS!! si no, creemos que no se manifiesta y no es así, al contrario, a veces Dios se manifiesta en las cosas más sencillas de la vida , a veces El se presenta ante nosotros de la manera más simple que podría existir, como lo dice en la biblia: “en un silbo apacible”, al mismto instante EL nos dice: “Qué quieres?”. Por culpa de tener un razonamiento como: “si Dios no se manifiesta de manera contundente no es Dios o no creo que sea Dios” muchas veces, lamentablemente, pasa desapercibido y no aprendemos a disfrutar de su presencia, de su escencia, o bien, de su manifestación ante nosotros. Tenemos que pedirle a El que nos de sensibilidad para darnos cuenta, para que aprendamos a observar el poder de su gloria a nuestro alrededor, darnos cuenta que El siempre está presente, y mientras más le busquemos, más gloria va a manifestar.

Disculpá si fui un poco extenso, intenté ser lo más breve posible pero.. el planteo que hiciste es como si me preguntaran: “qué sentís por tu madre?” y esas son preguntas muy abarcativas, los sentimientos son muy difíciles de expresar porque es tan lindo y fuerte!, que no hay palabras ni explicaciones técnicas que puedan satisfacer el corazón de quienes escuchan o esperan saber por “teoría”, cómo se siente la presencia de Dios.

5- Dijiste: “No se, aunque es mi experiencia personal, siento que no es eficiente mi respuesta, quisiera darle argumentos más fuertes y hasta poder utilizar la palabra de Dios, pero es que nunca se me a ocurrido hacerme esa pregunta a mi misma y por lo tanto no he investigado del tema”

Y te voy a responder según mi análisis, unas cosas puntuales:

1) Tu respuesta no es eficiente delante de tu hermana, no porque no digas la verdad o porque no no tengas contundencia Ingrid, sino porque no sos “vos” quien convence a la gente, no sos “vos” quien puede explicar de manera eficiente quién es Dios o cómo se siente su presencia, sino, el mismo Espíritu Santo; sí podés ser “instrumento para poder serlo” pero eso es otro tema y lo más recomendable a la hora de querer explicarle a tu hermana quién es Dios o cómo se siente, es pedirle a Dios que te dé la sabiduría, que sea El quien ponga las palabras en tu boca para que sean sembradas en el corazón de ella y así, a su tiempo, de frutos; pero los tiempos son de El, no nuestros, las metodologías son de El, no nuestras.

2) Podés investigar todo lo que quieras sobre el tema, pero lo esencialmente importante es que vos misma experimentes la presencia de Dios, para que los demás no tengan si quiera la necesidad de preguntarte: “qué se siente el Espíritu Santo?” ¿por qué te digo esto? Por la simple razón de que mientras mayor sea la comunión que tengas con Dios, más gloria y unción caerá sobre tu vida y por lo tanto, la gente va a poder observar en vos “algo distinto”, “algo especial”, “algo único” y eso mismo, esa misma esencia de Dios va a convencer a la gente de que busque aquello que a vos te hace tan bien, que es la presencia de Dios, tu relación misma con El. Con todo lo que te dije quiero concretar la idea y la afirmación de que lo más sabio que podés decirle a tu hermana es: “busca a Dios, pídele que se te manifieste y tú misma responderás a esa pregunta”…

3) Algunos integrantes de éste foro saben por experiencia propia que lo que te digo es cierto, te lo digo a modo de vivencia propia, perdí mucho tiempo en foros, en redes sociales, e incluso en la vida “extra Internet” intentando “convencer a la gente” de la existencia de Dios por medio de argumentos inteligentes, o por medio de todo tipo de versículos que explicaran mis argumentos, ¿pero sabés de que me di cuenta?, de que nuestra misión es “predicar”, si de ahí en más la gente no cree o no quiere entender, el problema lo van a tener ellos con Dios, pero no nosotros que les anunciamos el reino de Dios (Ezequiel 3:17 al 27). La mejor forma de predicar, es dar el ejemplo, es esforzarse por buscar más de Dios y menguar a la vez, más y más, a los placeres de la carne; que el mundo “vea” que tus palabras concuerdan con tus hechos, que vean que las “locuras que hablas” son ciertas, como bien dijo Pablo en (1 Corintios 1:18 al 23).

Para resumir, de nada sirve qué tan estructurada y científica sea tu respuesta frente a una pregunta como esa, de nada sirve cuánto te esfuerces en “hacerle entender” a alguien cómo es Dios, o cómo es su presencia, porque Dios se da a conocer por “revelación” no por “explicación”.

Fui lo más sintético posible, espero haber sido claro y quiero que sepas que esto es solo mí opinión en base a lo que he experimentado, pero creo que lo mejor, es que si querés explicarle a tu hermana de manera eficiente la gloria de Dios, es que ores por ella en el nombre de Jesús, que la presentes de manera especial y que tengas paciencia para que Dios en su tiempo le toque el alma y le dé a entender lo que se siente su poderosa presencia y, algún día, ella misma te diga: “Ahora sé lo que se siente y porque lo viví”.

Te mando un abrazo muy fuerte desde Mendoza Argentina y deseo en el nombre de Jesus, que la paz de Dios que sobrepasa todo entendimiento guarde tu corazón y tus pensamientos ( y el de tus amados) en Cristo Jesus.
avatar
miki7312
Colaborador
Colaborador

Masculino
Edad Edad : 34
Mensajes Mensajes : 229

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Hola

Mensaje por Laura el Vie Sep 09, 2011 1:25 am

Hace rato que no venía por el foro, Ingrid bienvenida al foro que bendición que estes por aca.

No se si tu hermana ha recibido a Cristo en su corazón.

A través de mi caminar con Dios desde que le recibí me he dado cuenta que El no es un Dios de fórmulas, lo que hace contigo es contigo y lo que hace conmigo es diferente, Dios es muy creativo tanto como la relación de cada uno es personal e individual Dios y tu.

Mientras leía a Emi me venía a la mente la primera vez que sentí la presencia de Dios, yo le amaba pero no le conocía, me invitaron a una congregación, aclaro que por lo menos unos 6 años atrás me doy cuenta que Dios me venía hablando, pero fue hasta entonces el tiempo de que yo fuera a una congregación, jamás en mi vida había escuchado alabanzas así con esos ritmos tan actuales diría yo, lo más eran coritos en la iglesia católica que era lo que me habían ensayado, recuerdo que yo iba quebrantada sentimentalmente, cuando empezó la alabanza yo leía en la pantalla las letras y sentía que mi cuerpo se estremecía, llegó un momento donde una alabanza que dice "Mi Dios consolador" y exactamente en la palabra "consolador" en un minuto me paso mi vida y empece a decirle a Dios en mi mente Dios tu has sido el que siempre ha estado conmigo, tu has sido el que me ha consolado, perdoname por no haberme dado cuenta, gracias (El E.S. nos lleva a toda verdad y juicio y a darnos cuenta de la condición en la que estamos y la necesidad que tenemos de Dios), enseguida comence a sollozar me contenía porque me daba pena pensaba que la gente me veía, ahora se que esto es para la iglesia de Cristo algo normal y motivo de gozo, enseguida comence a sentir un calor en mis mejillas como si alguien me las acariciara, y también en mis brazos como si alguien me tuviera tomada por los brazos sentía un calorcito en mis brazos, yo aún no conocía a Dios, pero te aseguro que supe enseguida que Dios me estaba tocando y acariciando mi cara, cuando preguntaron quien quería recibir a Cristo, bueno todavía no terminaban de preguntar yo ya estaba puesta en pie, fui al frente llorando y el gozo que sentía en mi corazón no te lo puedo explicar, yo no solía sonreír, ese día la sonrisa estubo en mis labios todo el tiempo, desde entonces sonrío mucho mas aunque a veces este triste, eso lo puso Dios.

Pienso que lo mejor que puedes hacer por tu hermana es decirle que Dios es un Dios personal y que si ella anhela sentir al E.S. solo lo pida, pida que el se manifieste a su vida, el E.S. es tierno, afable, aun cuando te hace ver tus pecados lo sientes con amor no puedes mas que decir si Señor.

Como dice Emi también te podría dar muchos mas testimonios de cuando lo he sentido, pero llenaría muchas hojas cheers

Saludos y bendiciones
avatar
Laura

Femenino
Edad Edad : 49
Mensajes Mensajes : 67

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi hermana me pregunta.

Mensaje por Ingrid el Mar Sep 13, 2011 10:56 am

Gracias Laura y Emilio por apartar un momento para ayudarme, en verdad sus consejos me han sido útiles. Me pone muy contenta saber que a pesar de no conocerlos puedo contar con ustedes, espero que Dios me de la oportunidad de ayudarlos también. Yo estoy orando por mi hermana, creo que aun ella no se ha entregado completamente a Dios, pero si hace estas preguntas es que está interesada en conocerlo más. Aunque, les confieso, en estas vacaciones he sido un bastante irresponsable porque antes de que se terminaran las clases nosotras teníamos un día para conversar sobre Dios y leer su palabra meditando en ella, además de buscar una aplicación, la cual ella estaría recordándomela y yo a ella, ya que vivimos juntas. Pero con las vacaciones, los viajes aquí, allá y los programas en la iglesia, simplemente deje de reunirme ese día con ella, ni siquiera fui sensible cuando me decía “Ingrid, no hemos hecho más el discipulado los jueves”. Dios ha tratado sobre este tema en esta última semana conmigo. Por favor si tienen un huequito en sus tiempos de oración, oren por mí para que aprenda bien que a Dios no le gusta que emprendamos cosas para dejarlas a media. Le doy gracias a Dios porque me perdona y una vez más a ustedes por aconsejarme.
avatar
Ingrid

Femenino
Edad Edad : 26
Mensajes Mensajes : 5

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

A todos nos pasa

Mensaje por Laura el Mar Sep 13, 2011 12:57 pm

Hola Ingrid, me alegra mucho que nuestras vivencias con Dios te hayan ayudado, sabes a todos nos pasa que en algún momento, área de nuestra vida, somos inconstantes en algo que decimos que vamos a hacer para Dios o en alguna tarea que nos proponemos, si debemos pedirle a Dios que nos de espíritu de constancia y diligencia para que seamos constantes, y esto lo digo por todos así que les propongo que oremos por eso y por todos por mi por Emi por los del foro por su familia, en fin que Dios ponga en cada uno a las personas, a mis hijos por ejemplo les hace mucha falta ser constantes y a mi también jeje.

Yo te sugiero que si crees que tu hermana no ha entregado aún su vida a Cristo, lo que pienso es mejor es la oración encaminada a, no te cargues demasiado con las preguntas que te hace, si no ha entregado su vida a Cristo estará con muchas dudas y escepticismos propios del ser humano que no tiene una relación con Dios, y recuerda que la oración del justo puede mucho y es escuchada así que sin más solo ora para que tenga una revelación de la presencia y el amor de Dios, una entega a El, y que permita que Cristo entre en su vida plenamente, entonces el E.S. es el que hace la tarea, solo oralo sabiendo que Dios te va a responder porque en su promesa esta, Tu y tu casa serán salvos, si en algún momento vienen preguntas de parte de tu hermana pídele al E.S. te de las palabras para que tu puedas responderle que sea el no tu y yo estoy segura que vamos a ver la gloria de Dios en la vida de tu hermana.

Te mando un saludo y bendiciones desde México.


Laura
avatar
Laura

Femenino
Edad Edad : 49
Mensajes Mensajes : 67

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Mi hermana me pregunta.

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.