Juicios y prejuicios, tienen su raíz en la ignorancia

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Juicios y prejuicios, tienen su raíz en la ignorancia

Mensaje por miki7312 el Vie Ago 06, 2010 10:45 am

Hola cómo andan?, quería compartir una simple plática, o al menos un fragmento de ella; una tarde estuve conversando con mi padre acerca de algo que no tardamos mucho en decidir mutuamente cambiarlo de rumbo antes de que nuestro diálogo se transformara en una discusión innecesaria. Lo que surgió fue el hecho de que mi papá dijo algo que hacía tiempo lo había escuchado de sus labios, y fue que él en algún lugar “x” oyó de Pablo, el apóstol Pablo, que era “homosexual” o que algunos creen que lo era; cuando me dijo esto yo le respondí según mí criterio que no estaba de acuerdo y parece, produjo conflicto en él, por ende tuvimos que cambiar el tema de conversación (como dije) antes de que se empezara a caldear, él me preguntó ¿defendés a Pablo?; gracias a Dios sólo fue un instante breve que terminó y pudimos luego seguir disfrutando de un momento juntos como padre e hijo tomando mates y escuchando música.

El motivo por el cual les cuento lo que pasó, es porque quiero recalcar una actitud que el común de la gente suele tener, no solo con respecto a las cuestiones de Dios (y especialmente en las cuestiones de Dios) sino en general, y es la de siempre aferrarse a algo negativo, malo o juicioso por el hecho de que va acorde a lo que piensan ellos mismos, o a sus propios ideales o prácticas, para ejemplificarlo mejor intentaré explicarlo no solamente por Pablo sino por mi vida misma, dividiendo tres situaciones particulares:

Una: Como sabemos Pablo tenía el “don” de continencia, don por el cual no necesitamos tener pareja ni tampoco relaciones sexuales, la capacidad de no depender del “sexo” para vivir y servir a Dios sin “quemarse” como diría el mismo apóstol en (1 Corintios 7:9) recomendando a quienes no pueden aguantarse las ganas de tener relaciones, lo siguiente: “pero si no tienen don de continencia, cásense pues mejor es casarse que estarse quemando”

Dos: Me imagino que si a Pablo, quien fue un gran ministro de Dios, quizás el apóstol más prestigioso y el mejor ejemplo de una vida de sumisión a Jesús, por tener el “don de continencia” lo consideraban un homosexual; a mí, que no soy un “apóstol” sino un simple hombre que cree en Jesucristo y no tengo el don de continencia me deben considerar un súper gay y homosexual, ¿por qué? por el hecho de que no estoy todo el tiempo pensando en “sexo” “sexo” “sexo” o “mujeres” “mujeres” “mujeres” como casi la mayoría de los hombres. Porque muchos cuando se dice esta realidad responden hipócritamente: “¿¡Yooo!? No!, yo no soy depravado!” pero todo el tiempo en sus mentes tienen la idea fija, la patología del “sexo” y estar pensando en poses sexuales u cuestiones similares momento a momento.

Tres: Siempre la gente toma en cuenta lo que le conviene y lo que se asemeja a su forma de pensar, en la mayoría de los casos por no decir en todos, es una cuestión de genuina “ignorancia” ¿por qué digo esto? Por la simple razón de que “no conocen algo” (haciendo referencia a nuestro estilo de vida en Jesucristo) y como si fuera poco, todavía se atreven a juzgarnos diciendo todo tipo de burradas como por ejemplo: - “que somos homosexuales” por el hecho de que no nos comportamos igual a ellos o no pensamos como si fuésemos máquinas sexuales.

… Realmente no es algo que me extrañe pero sí, de vez en cuando, me molesta sostener diálogos con personas que no sólo no saben de qué están hablando, sino que sumado a esto todavía tienen el descaro de condenar o juzgar nuestras actitudes, o las de quienes sirven a Dios, por la razón de que no entienden que Dios es real y que a pesar de nuestra naturaleza débil y pecadora, sí se puede poner por obra lo que dice en la biblia y no por eso ser “loco” o “extraño”. Además, otra cosa que le dije a mi padre fue que si nosotros nos dispusiéramos a hacer una especie de “estudio” para sondear los temas de conversación de los cuales se suele hablar cotidianamente en los grupos humanos sociales, seguro que más del 70% de las pláticas van a estar orientadas al “sexo” entonces, no es algo extraño escuchar comentarios estúpidos de gente ignorante tales como: “Che! Ése cristiano es un homosexual, no le gustan las mujeres!” o “¿no tuviste sexo en ésta semana? Sos gay!” o “¿cómo hacés para no tener sexo? Yyy sos gay!” etc etc jajaja (perdón es que son tan estúpidos que me causan gracia). Para agregar más al asunto tengo dos cosas más que decir

Primero: Nosotros (hombres y mujeres Cristianos) no somos “una raza aparte” ni tampoco somos de “madera” ¿o qué se creen, que no me gustan las mujeres, o que no miro a una chica linda cuando la veo pasar por la calle, o que no siento deseo u atracción hacia una mujer porque soy cristiano? ¿Creen que soy homosexual porque no estoy todo el tiempo hablando de mi libido y mis triunfos sexuales o de machismo modernista? Espera irónica Si piensan eso, están muy equivocados, puesto que ésta sociedad tiene un concepto del cristianismo como “santulonería” o “religiosidad” y creen que por ser Cristianos “dejamos de desear” pero no se dan cuenta que cuando uno realmente tiene a Dios en el corazón, no está todo el tiempo pensando en sexo como si fuésemos animales que lo único que buscan es aparearse y dejar crías.

Segundo: Es evidente que se cumple la palabra en donde el famoso apóstol remarca que la gente que tiene “entendimiento natural” considera locura todo lo concerniente al “Espíritu” (1 Corintios 2: 14 al 16) además claro, que si aceptamos a Jesús como nuestro Señor y salvador es obvio que vamos a tener la mentalidad de Cristo por obra del Espíritu Santo, y por ende… para quienes miren de afuera siempre, el pueblo cristiano será una manada de “gays” o “lesbianas” o “seres extraterrestres” o “aparatos mandados a hacer” o demás taradeces como suele razonar el común de las masas que no conocen a Dios y para colmo de los colmos se creen con derecho a juzgar.

En resumen, un mensaje para todo cristiano: No se alteren cuando oigan hablar a gente ignorante, siempre mediten y escudriñen de quién vienen las palabras u comentarios ambiguos o idiotas, porque aunque les hable un filósofo, un teólogo, un ingeniero, un doctor, un abogado o cualquier persona que tenga “reputación de sabia” por sus títulos académicos esto no le da ningún tipo de autoridad para contradecir lo que es bueno o santo, si éstas personas que creen saber mucho contradicen la biblia no les hagamos caso ni intentemos siquiera entrar en debate porque sólo nos va a llevar a discutir y perder el tiempo, limitémonos a “darles información” o sea.. a darles a conocer la biblia, luego de ello, es mejor dejar que hablen solos y que piensen lo que quieran, porque Dios no nos manda ni a juzgar, ni a discutir; simplemente nos manda a predicar. Si ellos quieren creer que crean, si no, que no crean ¿o acaso pierden el sueño o dejan de respirar porque ellos no crean en Dios?, no, ni dejan de tener sueño, ni dejan de respirar entonces a sacudirse el polvo y a seguir caminando.
avatar
miki7312
Colaborador
Colaborador

Masculino
Edad Edad : 34
Mensajes Mensajes : 229

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.